Frente Nacional

Frente Nacional

Después del asesinato de Jorge Eliécer Gaitán, los conservadores buscan disuadir a los adeptos del partido liberal, ya que como mayoría, podrían llegar a ganar la elecciones y controlar el poder. No logran la persuasión de los liberales, y entonces deciden aniquilarlos físicamente usando la violencia, para así lograr convertir al partido conservador en un partido de mayorías.
Este período de la violencia, desconocido en el exterior deja después de una larga guerra civil en la que no mueren los políticos ni sus familias, sino sólo el pueblo, aproximadamente 350.000 muertos.

Después de derrocar la dictadura del Rojas Pinilla en 1957, una junta militar toma el mando del país, y se produce un acuerdo entre los dirigentes de los partidos para lograr que el país se conduzca a través de la democracia representativa.

Para esto se reunieron Laureano Gómez, jefe del partido conservador, y Alberto Lleras Camargo, jefe del liberal, y convinieron un acuerdo que permitiera garantizar la estabilidad de los partidos, sin temor a no acceder a cargos públicos o a ser derrocados por un golpe de Estado.

Así se crea el pacto llamado el “Frente Nacional”, fenómeno único en el mundo, creado para que durara veinte años, pero que en sentido estricto duró 16 años (1958-1974), y que fue concebido como un pacto de no agresión entre los partidos, además de asegurar la paridad en los puestos del Estado. El principio firmado por los dos dirigentes de los partidos tenía como premisa: “Sentar las bases para una política conjunta de los partidos, encaminada a terminar con la dictadura y devolver al país al pleno imperio de las instituciones”, además se buscaba recuperar la conducción de la sociedad civil.
En el proceso del Frente Nacional se da un fortalecimiento de la rama ejecutiva, disminuyendo así las atribuciones del Congreso y de los entes judiciales, privilegiando la opción de la coerción y de la represión para lograr el orden, todo representado en los militares.
Los presidentes que se repartieron el poder en el período del Frente Nacional fueron: Alberto Lleras Camargo (1958-1962), Guillermo León Valencia (1962-1966), Carlos Lleras Restrepo (1966-1970) y Misael Pastrana Borrero (1970-1974); entre 1974 y 1982 dos liberales fueron jefes de Estado (Alfonso López Michelsen y Julio César Turbay Ayala), pero se mantuvo la paridad de cargos en las instituciones judiciales, políticas y administrativa.

Las implicaciones que le trajo el Frente Nacional a la vida cotidiana y política de los colombianos, además del abstencionismo electoral que generó la competencia interpartidista por la repartición del poder y del control social, la ilegitimación de la política y de las instituciones estatales cooperó para que, como pasa ahora, comenzara a implantarse un sistema ciudadano de apatía hacia la política, además de la ineficacia de la democracia.

El Frente Nacional ha sido considerado como el “lunar negro” de la historia de Colombia, ya que por su proceso de crecimiento clientelista, los entes representativos del Estado como lo son el Congreso, el Concejo y las Asambleas, se convirtieron en el escenario ideal para el crecimiento de la corrupción. A esto contribuyó también el hecho de que todo el protagonismo se lo hubiera llevado el Ejecutivo, y que no hubiera permitido que el Congreso y los otros entes representativos cumplieran con su papel; además de la real inhabilidad de hacerlo, porque en un matrimonio bipartidista no podría haber existido en realidad algún tipo de oposición. Así, la incredulidad de la sociedad colombiana en el Estado y en la política se convirtió en una constante.

El Congreso y los demás entes de la rama legislativa no fueron los únicos que sufrieron el “autoritarismo” generado por el Frente Nacional; la rama judicial fue un espacio de la vida gubernamental que no tuvo una responsabilidad real frente a todas las funciones que debería cumplir en una democracia , por lo cual el Estado no logra cumplir con su deber de proteger a los ciudadanos, y ellos lo notan.

El Frente Nacional pone en un hilo a la política real del país, inclusive a la democracia, ya que por su sistema no permite la existencia de una oposición real, como ya lo había expuesto antes, logrando así que la vida política se convirtiera en una sala de visitas en la que no había espacio para la discusión de temas que realmente interesaran a la sociedad, y mucho menos, si eran intereses que convenían más al matrimonio entre partidos.

El Frente Nacional se convirtió además en una contradicción frente a la democracia de nuestro país, ya que “castró” la posibilidad de elegir un representante con el que los ciudadanos lograran identificar sus intereses; son precisamente los partidos políticos los que legitiman una democracia real por la efectividad de los ideales en los que está cimentado para lograr hacerle una oposición leal a los políticos de turno.

Es muy obvio que, además del problema que causó el Frente, como Colombia no tiene un proyecto de nación, cada representante puede llegar a hacer cosas que pueden no ser muy adecuadas al contexto de nuestro país, y como no existe un proceso, esos planes pueden cambiarse y crear en nuestra sociedad, en la economía y en la política, un gran traumatismo. Eso es lo que ha venido pasando desde que se concibe nuestro país, ya que en su inicio, desde la guerra de independencia, el proyecto fue económico ( tabaco y café).

¿Acaso fue por el Frente Nacional que comenzó la crisis de los partidos políticos en Colombia?. La pregunta puede sonar estúpida y la respuesta obvia, pero el problema que quiero plantear va más allá. Actualmente en Colombia existen 78 “partidos políticos” legales, y cada año en las elecciones se postulan a concejales, congresistas y hasta a presidentes, extraños y folclóricos personajes que, en vez de generar más opciones de elección, generan en muchos ciudadanos cada vez más apatía frente a la política y frente a sus deberes de esta naturaleza, todo por la falta de seriedad.

Violencia/Frente Nacional

Mientras que el período conocido como la “Violencia” favoreció un gran retroceso en la representación de la efectividad del Estado, se considera que, además de las implicaciones que un sistema como el Frente Nacional trajo consigo, existieron varios movimientos y varias situaciones paralelas a este ciclo que contribuyeron con su desarrollo, tanto positiva como negativamente.

Este “pacto de no agresión” hecho por los partidos más importantes y representativos de nuestro país, si no los únicos, acarreó, como lo dicen las politólogas Ana María Bejarano y Renata Segura Bonett, un derrumbe parcial del la figura del Estado, por su falta de presencia en muchos lugares, así como de autoridad. Así, se crean grupos guerrilleros que crecen en los campos y movimientos de protesta social que ven totalmente lejos sus intereses de los que promulga el Estado.

Comienzan las sucesivas reformas administrativas y constitucionales; la utilización del erario público para ganar clientela frente a la apatía del electorado, que fue la más grande en toda la historia del país, alcanzando el 70%.

Aparece la ANAPO (Alianza Nacional Popular) que se concibe como una amenaza populista a la paridad de los partidos políticos (1970-1974). Además, se revelan una gran cantidad de liberarles y forman un movimiento disidente que, junto con la ANAPO, trataron de crear oposición al régimen, el MRL (Movimiento Revolucionario Liberal), en el cual participaron los antiguos militantes de la izquierda, del movimiento estudiantil, del sindicalismo colombiano y de las organizaciones agrarias.

Estos dos movimientos no duraron mucho tiempo ni tuvieron la oportunidad de hacerlo, ya que en el ciclo del Frente Nacional todo movimiento o pensamiento que fuera contrario al sistema era censurado y no existía. Así, el MRL se integró al liberalismo oficial.

El Frente Nacional propició, además, una gran crisis en la universidad pública, ya que se comenzó a norte- americanizar la Universidad nacional, creó sublevaciones de los estudiantes, que habían sido claves en el derrocamiento del dictador Rojas Pinillas, y que a partir del comienzo del Frente, llegaron a ser tratados como subversivos.

Los movimientos reivindicatorios obreros fueron excluidos por el “sectarismo clasista”, ya que fueron considerados enemigos del proceso.

Así el Estado y los partidos tradicionales ampliaron las exclusiones políticas, sociales y de expresión, pero, así mismo, estos sectores discriminados se auto- excluyeron y se separaron de la política tradicional.

Lejos de la vida política estaban los nuevos escritores, contemporáneos al movimiento, que buscaron generar una narrativa joven y diferente en las ópticas y en los medios expresivos, frente a los otros escritores, más antiguos, como Gabriel García Márquez y Manuel Mejía Vallejo, entre otros.

Esos escritores con nombres como Isaías Peña Gutiérrez, Roberto burgos, Germán Santamaría, Hugo y Roberto Ruiz, Enrique Posada, Policarpo Varón, Arturo Álape, entre muchos más, y que extrañamente no figuran dentro de la historia oficial de nuestro país y de sus movimientos literarios, usaron lenguajes atemperados heredados por Juan Rulfo con los que, según Peña Gutiérrez, “se adentraron en las dimensiones invisibles de la Violencia”, época que les tocó vivir, y frente a la que relacionaron el pacto del Frente.

La época de la “Violencia” trajo consigo una cultura de la que nacieron leyendas, fantasmas, modos de pensar y de vivir, los cuales se reflejaron en la literatura.

Dentro del desarrollo de la literatura pesó el hacho de que, en todo el período del Frente Nacional, el país se hubiera mantenido en estado de sitio, figura política que, además de reprimir y entorpecer el desarrollo normal del país, reprimió las formas de expresión, asunto que no les permitió a los literatos de esta época ser más francos, sinceros y críticos.

Por el contrario de la narrativa, la poesía esquivó los temas sociales y de coyuntura; y de la violencia vivida después de 1958 sólo quedan coplas de campesinos que tuvieron que soportarla en carne propia.

El Nadaísmo, movimiento surgido en 1958, buscaba provocar a la burguesía de la época, rebelándose en sus cuentos y poemas frente a las creencias religiosas, políticas y culturales de la época, venidas todas de una tradición. La esencia del movimiento la explicó uno de sus integrantes, Jotamario: “El nadaísmo nació en medio de una sociedad que, si no había muerto, apestaba. Apestaba a cacuchas de regimiento, apestaba a sotanas sacrílegas, apestaba a factorías que lanzaban por sus chimeneas el alma de sus obreros, apestaba al pésimo aliento de sus discursos, apestaba a incienso de sus alabanzas pagadas, apestaba a las más sucias maquinaciones políticas, apestaba a cultura de universidad, apestaba a literatura rosa, apestaba a jardín infantil, apestaba a genocidios, apestaba a miserias, apestaba a torturas, apestaba a explosiones, apestaba a pactos”.

Frente a estos hechos que marcaron a los diferentes escritores, la poesía y la literatura de los años setenta, fueron marcadamente apolíticas y apartidistas, todo esto, frente a la ilegitimación de estas figuras.

Aunque la violencia después del 58 no fue de partidos, se comenzó una lucha entre los militares y los grupos guerrilleros, asunto que generó aún más desplazamiento del campo a la ciudad, e impulsó el crecimiento de los cordones de miseria y de los barrios marginales en las grandes ciudades, asunto que aún sigue siendo un flagelo de descomposición social en nuestras ciudades hoy en día.

Como conclusión a este apartado, y frente al contexto del país en ese entonces, el pacto del Frente Nacional buscó menguar la confrontación que había existido entre políticos tradicionales azules o rojos, y lo logró; pero abrió aún más la grieta social, lo cual produjo nuevas enemistades.

Tras la caída del General Gustavo Rojas Pinilla en 1957, los López regresan al país. En 1959 un grupo de sus antiguos estudiantes del Rosario funda el Movimiento Revolucionario Liberal (MRL), como reacción al pacto del Frente Nacional en el que participaba su partido, el Partido Liberal Colombiano, y en el que López Pumarejo, recientemente fallecido, había sido gestor principal; se le ofrece orientar y dirigir el nuevo movimiento, y López Michelsen acepta el reto político. Hasta ese entonces, su única ambición era alcanzar la rectoría de su Alma Mater. Es elegido Representante a la Cámara en 1960 por el MRL y se presenta como candidato a la Presidencia en 1962, siendo ampliamente derrotado por el conservador Guillermo León Valencia.

En 1966 es elegido senador, y logra pactar el regreso del MRL al oficialismo de su partido un año después, siendo nombrado por el Presidente Carlos Lleras Restrepo como el primer gobernador del recién creado departamento del Cesar; durante su paso por este cargo funda junto a Consuelo Araújo Noguera y Rafael Escalona el Festival de la Leyenda Vallenata en Valledupar, desde entonces es reconocido como uno de los principales conocedores y defensores de la música vallenata en Colombia. Un año después asume la cartera de Relaciones Exteriores, hasta el final del gobierno de Lleras, en 1970. El 16 de septiembre de 1966 participó en la ciudad de Medellín, como profesor, en la fundación de la Universidad Autónoma Latinoamericana, UNAULA, primera universidad colombiana que puso en vigencia los principios filosóficos del Manifiesto de Córdoba: cogobierno de estudiantes y profesores, libre cátedra, libre investigación científica, libre aprendizaje y vinculación de la universidad a los problemas de la sociedad.

 

La ANAPO (acrónimo de Alianza Nacional Popular) fue un partido político colombiano fundado como movimiento en 1961 por el ex presidente General Gustavo Rojas Pinilla y desaparecido en 1998. Varios de sus dirigentes y militantes hacen parte hoy del partido de izquierda Polo Democrático Alternativo.

Participó en la elecciones generales de 1962, tras las que, junto con el Movimiento Revolucionario Liberal, se convirtió en el partido opositor al gobierno del Frente Nacional.

En 1970, el Gen. Rojas Pinilla alcanzó un gran número de votos en las elecciones presidenciales y sus seguidores consideraron haber vencido al candidato oficial Misael Pastrana Borrero. El entonces presidente Carlos Lleras Restrepo declaró el toque de queda, luego de lo cual fue declarado como ganador a Pastrana Borrero, lo que provocó denuncias de fraude en el departamento de Nariño, en el sur del país. En 1973 un grupo de anapistas formaron el grupo guerrillero Movimiento 19 de abril.

En 1971, pasó a la segunda etapa como tercer partido, bajo la dirección de la hija del ex presidente, María Eugenia Rojas, que obtuvo el tercer lugar en las votaciones de las elecciones presidenciales en 1974. En 1982 apoyó a la candidatura de Belisario Betancur Cuartas, candidato del Partido Conservador.

A principios de la década de los noventa, se unió con el M-19 para formar la Alianza Democrática M-19 que obtuvo el segundo lugar en las elecciones para la Asamblea Nacional Constituyente en 1991.

Después de la reforma poltica de 2003 se disolvio formalmente al unirse a la coalición de partidos de izquierda conocida como el Polo Democrático Independiente el cual en el año 2005 se convierte en el Polo Democrático Alternativo.

Actualmente, el sustrato social que fue la base de la desaparecida ANAPO está dirigida por el alcalde de Bogotá, Samuel Moreno Rojas, y es así como sus antiguos seguidores hacen parte de la coalición de izquierdas Polo Democrático Alternativo.

 

En 1953 el General Gustavo Rojas Pinilla llegó al poder luego de un golpe de estado y buscó llevar a su fin la época de La Violencia. Por medio de las amnistías, cerca de 5.000 guerrilleros liberales dejaron las armas.

El Partido Comunista Colombiano (PCC) desconfió de la amnistía de Rojas Pinilla y se negó a entregar las armas, si bien hubo grupos que se declararon conformes con la amnistía.[35] Durante las negociaciones varios de los grupos comunistas que seguían en armas se concentraron en Sumapaz donde, según su versión de los hechos, fueron atacados por fuerzas militares que usaron helicópteros y Napalm provisto por el gobierno de los Estados Unidos a través de la CIA.

Estas guerrillas comunistas y varios liberales radicales de los cuales hacía parte el fundador de las FARC Manuel Marulanda, alias “Tirofijo”, se retiraron hacia el sur, en la región de Marquetalia, donde establecieron lo que llamaron una “zona liberada”.

Luego crearon zonas similares en El Pato Caquetá, Riochiquito Cauca, Guayabero y el sudoeste de Tolima.[38] Campesinos acosados por bandoleros y en algunos casos por el ejército colombiano se establecen en las llamada “zonas liberadas”, por lo que surgió una administración civil además de la armada.[39] Surgen discrepancias teóricas y algunos grupos tratan de establecer una estrategia guerrillera ofensiva. Hecho por el cual fracasan el MOEC (Movimiento de Obreros, Estudiantes y Campesinos), el FUAR (Frente Unido de Acción Revolucionaria) y el Movimiento Vichada. El PCC asienta su estrategia basada en la autodefensa armada y el ejemplo de las “zonas liberadas”.

El ELN fue creado a mediados de la década de los sesenta por grupos influenciados por la revolución cubana y la teología de la liberación, pero a principios de la década de los setenta estuvo a punto de desaparecer como consecuencia de una fuerte presión militar de las autoridades. Sin embargo, logró fortalecerse durante los 80 mediante la extorsión de compañías extrajeras vinculadas a la explotación de hidrocarburos, amparado en un discurso nacionalista y de protección de los recursos naturales. A finales de los 90 contaba con cuatro frentes de guerra que agrupaban 50 unidades militares (3.500-5.000 combatientes) distribuidas en 23 departamentos del país.

Contrario a lo sucedido con otros grupos armados irregulares, el ELN sufrió retrocesos importantes a finales de la década de los noventa. Su capacidad militar se vio disminuida a consecuencia de la presión ejercida por los grupos paramilitares en sus zonas de influencia, como el Magdalena Medio, el Oriente Antioqueño y el Norte de Santander y por las acciones militares de represalia que ejecutaron las fuerzas armadas luego de que el ELN realizara una serie de secuestros masivos. El ELN se vio debilitado además, porque no recurrió de manera sistemática al narcotráfico como fuente de financiación, y el mayor control y protección del Estado a la industria petrolera disminuyeron sus ingresos provenientes de la extorsión.

A principios de 2004 el ELN inició negociaciones con el gobierno gracias a la mediación ofrecida por el Gobierno de México. Sin embargo en noviembre de 2004, aún no se percibían avances en este proceso. Por el contrario, el ELN ha anunciado que estaría dispuesto a ejecutar estrategias coordinadas con las FARC-EP para combatir a las fuerzas militares.

Entre 1956 y 1958 liberales y conservadores llegan a un acuerdo de reparto del poder con la intención de frenar “La Violencia” bipartidista y se crea el Frente Nacional. El nuevo régimen, en el contexto de la Guerra Fría, considera que debe poner fin a cualquier influencia comunista y califica a las zonas liberadas de “repúblicas independientes”, al estar fuera del control y jurisdicción de la administración nacional.

 

El Ejército Popular de Liberación (EPL) era un grupo guerrillero colombiano, brazo armado del Partido Comunista de Colombia – Marxista Leninista. Fundado en 1965, aunque solo inició acciones militares en 1968, principalmente en Antioquia (regiones de Urabá y Bajo Cauca), los departamentos de Córdoba y Sucre y la región del Magdalena Medio.

El Ejército Popular de Liberación EPL, es considerado el tercer grupo guerrillero colombiano en tamaño después de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y el Ejército de Liberación Nacional (ELN).

Según información publicada por la Fuerza Aérea de Colombia y afirmada por la VII División del Ejército de Colombia, el EPL desapareció en el departamento de Antioquia como guerrilla rural en 1996, pero continúan con milicias en zonas urbanas como Medellín. Realizan algunas acciones en conjunto con la guerrilla de las FARC, como la realizada en Hacarí. Hacia 2006 contaban con tres frentes que agrupaban, aproximadamente 200 combatientes.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Follow

Get every new post delivered to your Inbox.

%d bloggers like this: